Las quemaduras en los accidentes laborales

Las quemaduras en los accidentes laborales

quemaduras en accidentes laborales

Las quemaduras son una de las lesiones de los accidentes laborales de las que menos se habla. Todos escuchamos casos de accidentes de trabajo en los que un empleado cae de cierta altura, es atropellado por una máquina, una carretilla, etc, sin embargo, las quemaduras, en según que trabajos, son mucho más frecuentes de lo que imaginamos y, dependiendo de su gravedad, pueden dejar secuelas muy importantes a quién las sufre, tanto físicas como psicológicas, asociadas al perjuicio estético que éstas ocasionan.

¿Quiénes están más expuestos a sufrir quemaduras durante su trabajo?

Por un lado, y como ejemplo más evidente, los bomberos y personal dedicado total o en parte a la extinción de incendios, personal de laboratorio, empresas químicas, de pirotecnia, etc

También son frecuentes en el ámbito de la hostelería, personal de cocina, camareros, etc, que en innumerables ocasiones sufren quemaduras, a veces, de importante consideración.

Y no sólo el fuego puede causar quemaduras; las personas que trabajan en tareas de salvamento en montaña, estaciones de esquí, etc, pueden sufrir importantes quemaduras por congelación.

¿Quién puede reclamar una indemnización si ha tenido quemaduras en su trabajo?

quien puede pedir indemnizacion por quemaduraComo en cualquier accidente laboral, es importante determinar las causas que provocaron la quemadura y saber si éste se podía haber evitado. Es decir, hay que demostrar una culpabilidad, total o parcial, por parte de la empresa o empresario, ya sea porque no cumple con la normativa exigible a protección de riesgos laborales, porque no de una adecuada formación a sus trabajadores o bien no provea a éstos de los equipos de protección adecuados al desempeño de sus funciones en la empresa.

Pongamos unos ejemplos de accidentes laborales para los que Si se puede reclamar una indemnización por quemadura:

– un trabajador de un laboratorio al que no se le facilitan unas gafas o máscara de protección y sufre una quemadura por los vapores de un ácido que estaba manipulando.
– brigadas que luchan contra los incendios y no han recibido las correspondientes botas ignífugas o los trajes adecuados para combatir las llamas.
– Una camarera realizando trabajos de cocinera, de forma regular u ocasional.

Grados de las quemaduras o cómo se clasifican según su gravedad

grados de las quemadurasUna vez se ha producido la quemadura, nos queda valorar los daños que han producido y las secuelas que ha provocado al trabajador, las quemaduras se clasifican en:

1. Quemaduras de primer grado

quemaduras de primer gradoSon aquellas que se limitan a la parte superficial de la piel, por ejemplo, las quemaduras solares suelen ser de primer grado.
Se distinguen por un enrojecimiento de la piel, una ligera inflamación y dolor al tacto.

Cómo curar una quemadura de primer grado

El tratamiento suele consistir en sumergir la parte afectada en agua fría y limpia. Aplicación de compresas húmedas frías. Generalmente suelen curar sin tratamiento. En caso de que afecte a una gran parte del cuerpo, especialmente en ancianos y niños, es conveniente acudir al médico que nos recetará algún tipo de pomada antiinflamatoria adecuada para el tratamiento de quemaduras.

2. Quemaduras de segundo grado

quemaduras de segundo gradoSon aquellas que afectan a las dos primeras capas de la piel (Epidermis y Dermis). Son más profundas que las anteriores y su aspecto es mucho más rojo, pueden aparecer ampollas, supuración e incluso pérdida de piel.

Son quemaduras graves que requieren tratamiento médico especializado.

Cómo curar una quemadura de segundo grado

En el momento de producirse, sumerja la parte afectada en agua fría, no romper nunca las ampollas pues podría provocar una infección grave.

En caso de extremidades, mantener estas en posición elevada.

No aplique remedios caseros para quemaduras como mantequilla, pasta de dientes, etc, podría agravar de forma notable la lesión y sus secuelas.

3. Quemaduras de tercer grado

quemaduras de tercer gradoSon quemaduras que penetran toda la piel (Epidermis, Dermis e Hipodermis) con la consecuente destrucción de tejido.

Provocan la pérdida de piel y pueden ser indoloras (el dolor se produce en las más superficiales). La piel podría aparecer cuarteada, chamuscada y mostrar manchas blancas, marrones o negras.

Requieren tratamiento médico especializado e inmediato. La víctima de las mismas podría sufrir un shock.

Se recomienda recostar a la víctima y levantarle las piernas unos 30 cms. No colocar una almohada debajo de la cabeza de la víctima si ésta está recostada y tiene una vía respiratoria quemada. Esto puede cerrar la vía respiratoria. Si la quemadura afecta a la cara, ponerla en posición sentada.

4. Quemaduras de cuarto grado

quemaduras de cuarto gradoSon las de mayor gravedad de todos, afectan a músculos e incluso huesos.

Al contrario de lo que se podría pensar, están producidas por el frio extremo y la congelación. Son típicas de los profesionales de montaña y de actividades en la nieve.

En ocasiones la lesión deriva en una necrosis y provoca que sea necesario amputar los miembros afectados.

¿Cómo se indemnizan las quemaduras en accidentes laborales?

En primer lugar, como comentábamos al comienzo de este artículo, lo principal es poder demostrar que se trata de un accidente laboral, en dicho caso, podremos reclamar la indemnización (o indemnizaciones) correspondientes para el afectado.

Para el cálculo de las mismas se utiliza el Baremo 2016, el mismo que se usa para calcular las indemnizaciones en los accidentes de tráfico.

Existen tres tipos de indemnizaciones contempladas en dicho baremo:

1- Por causa de muerte
2- Por secuelas
3- Por lesiones temporales

Este Baremo se inspira y respeta el principio básico de la indemnización del daño corporal, tratando de devolver al lesionado a su situación anterior al accidente o resarcirle económicamente por los daños sufridos y secuelas que pudiera dejarle.

En el caso de las quemaduras, entran en juego las secuelas de tipo estético que las quemaduras más graves pudieran dejar, incluyéndose un capítulo específico dedicado al perjuicio estético, concretamente, cuando éste ha recibido una puntuación que alcance al menos 36 puntos. Se cuantifica mediante una horquilla indemnizatoria que establece un mínimo y un máximo expresado en euros. De 9.600 hasta 48.000 euros.

A estas cantidades hay que añadirle obviamente muchos otros conceptos como los días de curación, las secuelas psicológicas, las secuelas físicas (en muchas ocasiones las propias quemaduras provocan a los lesionados limitaciones en la movilidad de ciertas articulaciones y otros perjuicios que son considerados como secuelas funcionales). Y por supuesto también hay que añadirles los factores correspondientes a la incapacidad laboral que pueden aumentar las indemnizaciones hasta en 300.000 euros.

En los accidentes laborales en los que se producen quemaduras importantes, es muy habitual que los trabajadores involucrados desarrollen un stress postraumático y un miedo, que les suele incapacitar para el desarrollo de la profesión (por ejemplo, un trabajador de protección civil que sufra un episodio de este tipo es difícil que pueda volver a enfrentarse a una situación parecida).

Recomendamos siempre ponerse en manos de abogados expertos en indemnizaciones por quemaduras en accidentes laborales, como los que ponemos a sus disposición en Indemnización por Accidente, acompañados por un equipo médico especializado en daño corporal que sabrá valorar y precisar el alcance de sus lesiones para obtener la mejor indemnización posible.


¿Te ha sido útil esta información?

NO HAY COMENTARIOS

Dejar un comentario