cars destroyed in the car demolition

Se define como choque en cadena al accidente de tráfico en el que se ven involucrados más de dos vehículos que circulan en fila. Si bien no suelen revestir gravedad para la integridad física de los implicados, resultan accidentes muy comunes en semáforos o atascos, además de representar un verdadero problema a la hora de llenar el formulario con el parte del accidente y determinar de quién fue la responsabilidad de los daños.

¿Qué dice el reglamento de circulación?

Antes de sentenciar al culpable, analicemos lo que dice el Reglamento General de Circulación al respecto de conducir detrás de otro vehículo. De acuerdo a la citada reglamentación, el conductor que conduzca detrás de otro vehículo, deberá dejar un espacio prudencial entre su vehículo y el que se encuentra delate de sí. Dicho espacio debe ser lo suficientemente amplio como para permitirle frenar a tiempo ante una frenada repentina del conductor que se encuentra delante.

No respetar la distancia estipulada es el primer paso para ser responsabilizado de forma total por el siniestro.

Por lo tanto, la responsabilidad de los choques que se susciten a raíz de un impacto de atrás a un vehículo, será pura y exclusivamente del conductor que impactó primero. Es decir, los vehículos que quedan atrapados en el medio e impactan por inercia contra otros que se encuentran delante de este, no tendrán responsabilidad alguna en el hecho.

¿Qué son las reglas de alcance trasero?

Esta regla se aplica cuando se produce el fenómeno conocido como doble alcance trasero. Consiste en que un vehículo frena o aminora la marcha, pero el vehículo que venía atrás no consigue reaccionar a tiempo y choca al que había frenado o disminuido la velocidad. A su vez, un tercer vehículo choca al que veía detrás del primero que chocó al que tenía adelante. En toda esta seguidilla de choques, cada conductor es responsable de los daños que causó su vehículo al que chocó, además de, por supuesto, los suyos propios.

¿Quién paga por los daños personales  ocasionados? En caso de lesiones la cosa se complica. Si te ves involucrado en un golpe en cadena y golpeas primero al vehículo de delante pero posteriormente eres golpeado por detrás, ¿ En cuál de los dos golpes se han producido las lesiones?

Para los seguros la respuesta es bien fácil: Cómo es imposible saberlo ante la duda no cobras indemnización. Obviamente los despachos de abogados dedicados a accidentes de tráfico no nos conformamos con esa solución y como mínimo conseguimos a nuestros clientes involucrados en este tipo de accidentes lo que se conoce como “concurrencia de culpas”, que no es ni más ni menos que aplicar un porcentaje de reducción a la indemnización en función del porcentaje de culpa que asume cada uno.

Un ejemplo puede ser el siguiente. Accidente en cadena en el cual el lesionado golpea primero al vehículo que le precede e inmediatamente después es golpeado por detrás. Supongamos que la valoración de sus lesiones realizadas por un médico valorador del daño corporal asciende a 10.000 euros de indemnización y que los daños delanteros y traseros son de la misma entidad. Un acuerdo lógico sería una concurrencia de culpas del 50% por lo que el lesionado en cuestión cobraría 5000 euros.

Distinto sería el reparto de culpas si los daños delanteros de su vehículo y del que le precede son mínimos y los de atrás son muy importantes. En este caso se podría deducir que hay muchas probabilidades de que las lesiones se produjeran en el segundo impacto por lo que no deberíamos aceptar una concurrencia de culpas superior al 10% e intentar conseguir una indemnización de 9000 euros.

 

¿Qué cubre el seguro?

Existen dos pólizas fundamentales para este tipo de situación:

  • Responsabilidad civil: esta póliza cubre los daños ocasionados a terceros en un accidente de tráfico.
  • Daños propios: se encarga de cubrir los gastos derivados de daños a tu propio vehículo cuando tú fuiste el responsable del choque.

¿Hasta qué punto son obligatorias las pólizas y qué cubren?

  • Responsabilidad civil – obligatoria y voluntaria: esta póliza cubre los daños a terceros cuando el conductor es responsable por un accidente de tráfico. Es obligatoria para poder circular por la calle y existe un máximo de cobertura establecido por la ley: quince millones de euros para cubrir los gastos materiales y setenta millones de euros para indemnizar a las víctimas por concepto de daños físicos. Cuando hablamos de la póliza de responsabilidad civil voluntaria, nos referimos a una ampliación de póliza que ofrecen algunas aseguradoras para los casos en los que la póliza de responsabilidad civil obligatoria no cubra todos los daños ocasionados.

 

  •  Daños propios: veamos qué ocurre si esta póliza no está contratada. En el caso de que seas tú quien resulta ser el responsable del accidente, tendrás que pagar los daños de tu vehículo. En cambio, cuando contratas esta póliza, tu aseguradora se hará cargo de pagar los arreglos de tu vehículo. Además de ello, tendrás revisiones sin coste y recogerán y te entregarán el vehículo en donde tú lo dispongas.

 

 

  • Vehículo de sustitución: esta póliza es ideal para los trabajadores autónomos que usan su vehículo a diario para desplazarse, ya que su beneficio consiste en contar con un vehículo prestado mientras el tuyo es reparado. Para que puedas beneficiarte de este servicio, tu vehículo deberá estar un mínimo de horas en el taller, así como también se estipula un máximo de días para que tengas el vehículo prestado a tu disposición.

 

  • Asistencia de viaje: resulta una póliza casi indispensable cuando viajas. De acuerdo a todos los beneficios que ofrece: envío de grúa y remolque de tu vehículo; asistencia para ti y para toda tu familia; traslados, cobertura de los gastos de hotel durante el período en el que el vehículo está siendo reparado y escolta de los menores de edad, resulta fácil darse cuenta de lo indispensable de su cobertura, en especial si consideramos que no tendremos nada de esto además de constar con un vehículo inmovilizado mientras nos encontramos en un país extraño.

¿Qué procedimientos deben seguirse ante un choque en cadena?

  • Avisar a las autoridades a cargo
  • Ponerse el chaleco reflectante
  • Avisar a los servicios de emergencia
  • Brindar primeros auxilios a los heridos
  • Llenar el parte del accidente

Las primeras acciones tienen el cometido de proteger la zona para preservar la escena y para evitar que otros vehículos sigan colisionando con los que han quedado parados. En cambio, el parte del accidente es un trámite un poco más largo y detallado que todo lo anterior, pero es requisito indispensable para obtener el pago de tu aseguradora.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here