Indemnización accidente: El juicio ¿Cuándo hay que acudir?

Indemnización accidente: El juicio ¿Cuándo hay que acudir?

juicio en indemnizacion por accidente

¿Qué pasa si hay que ir a juicio?

Como hemos comentado en el post anterior en Indemnización por Accidente conseguimos la mejor indemnización sin necesidad de llegar a juicio en el 90% de los casos, pero a veces resulta inevitable la celebración del juicio para conseguir la indemnización por accidente de tráfico. Llegar a juicio no hay que verlo como un trauma o un drama, sino como una vía más para ejercer la correcta defensa de nuestros intereses, en este caso, para obtener una indemnización justa.

En Indemnización por accidente disponemos de los mejores profesionales cuya experiencia jurídica y saber hacer le servirán para estar totalmente arropado en el juicio.

Las principales razones por las que se suele tener que llegar a juicio son las siguientes:

Con la entrada en vigor del baremo actual de indemnizaciones por accidente nos hemos encontrado un incremento de las “excusas” por parte de las aseguradoras para tratar de pagar lo menos posible a las víctimas de los accidentes de tráfico, en general, podemos resumir en estas las razones por las que se termina yendo a juicio:

  • Cuando la culpabilidad del accidente no está clara o ambos conductores tienen versiones contradictorias
  • Cuando se produce un accidente en cadena con múltiples vehículos implicados
  • Cuando se trata de lesiones de gravedad y por tanto de indemnizaciones elevadas
  • Cuando el lesionado ya tenía lesiones en la zona afectada o había sufrido varios accidentes anteriormente
  • Cuando las lesiones son importantes y los daños materiales son pequeños

Es fundamental la figura del médico especializado que valore el daño corporal

De todas estas causas , en las tres últimas solemos contar para el juicio con la ayuda de nuestros médicos especialistas en la valoración del daño corporal. Por supuesto, la actuación de estos peritos va incluida en nuestros servicios y el cliente no tiene que pagarnos nada, ya que nuestro interés, al trabajar a porcentaje, es conseguir la máxima indemnización posible para nuestros clientes.

La actuación de los peritos médicos en el juicio muchas veces resulta clave porque hay conceptos médicos que no pueden ser defendidos por un abogado ya que requieren conocimientos en medicina legal, nos referimos por ejemplo a la relación causal entre unas lesiones y un accidente de baja intensidad, la valoración del agravamiento que un accidente ha podido tener en una lesión anterior, degenerativa o congénita, etc. Siempre que hablamos de lesiones congénitas nos viene a la cabeza el caso de un cliente nuestro que sufrió un esguince cervical , pero que se le complicó increíblemente por la aparición de un síndrome de Chiari, una malformación congénita que provocó que con 28 años acabará con una incapacidad para trabajar y obtuviera una indemnización cercana a los 100.000 euros.

Un abogado con experiencia en accidentes e independiente del seguro garantirá la obtención de una mejor indemnización

Si este cliente hubiera dado con unos abogados sin experiencia y sin servicio médico como tenemos en Indemnización por accidente, posiblemente hubiera cobrado 5000 o 6000 euros y no se hubiera indagado de por qué se producían esos síntomas que refería el paciente que para los médicos de la aseguradora era simplemente “cuento” que le echaba el lesionado….

Recordamos a todos los lectores de este blog que, cuando nos referimos al juicio en un accidente de tráfico nos referimos a un juicio de faltas, por lo que no entrañan ningún riesgo para nuestro cliente ya que aunque se pierda el juicio no hay condena en costas ni tasas judiciales ni nada parecido. De hecho, en los casos en los que el accidente de tráfico se produce sin intervención de otro vehículo y es un familiar o un amigo el que viaja de pasajero el que denuncia a su amigo o familiar que es el conductor culpable del accidente para así poder obtener la indemnización que le corresponde…. incluso en estos casos no hay ningún perjuicio para el denunciado más que a lo mejor una multa de 20 euros que compensa claramente con la obtención de varios miles de euros de indemnización que haya cobrado el familiar lesionado.

Sólo los delitos y casos graves de alcholemia se llevan por la vía penal

A mediados del año 2015 se produjo un importante cambio en la lesgislación española, esto hizo que desde esa fecha sólo se celebre un juicio penal cuando hay un delito ya sea por un accidente con alcholemía o un delito de imprudencia ( por ejemplo, circular a 200 km por hora) o cuando se trate de un delito de lesiones , es decir, cuando se provocan las lesiones de forma intencionada o también por dar positivo y encima provocar lesiones a alguien.

Los principales motivos por los que se celebra un juicio tras un accidente de tráfico serán: aportar luz sobre la responsabilidad del siniestro o que se reconozcan ciertas lesiones o secuelas como consecuencia del mismo. Desde Indemnización por Accidente queremos ayudarte a preparar un juicio si te ves envuelto en esta tesitura.

¿Qué tipos de juicios nos podemos ver obligados a afrontar para reclamar jurídicamente una indemnización por accidente?

Son dos los tipos de juicios a los que nos podemos ver abocados, la mayoría de las veces, como comentábamos, se podrán resolver más rápidamente y de manera efectiva para nuestros clientes mediante negociación extrajudicial, en otros, tendrán lugar por la vía civil y, sólo los casos más graves y dolosos, se llevarán por la vía penal, os hablamos un poco de los dos casos posibles:

Juicio Penal

Este procedimiento suele tener lugar cuando se produce un juicio de faltas o derivado de unas Diligencias Previas. Como, por ejemplo, cuando el responsable del accidente cuenta con una tasa de alcohol en sangre superior a la permitida.

El juicio de faltas comienza por la denuncia de la víctima, que puede reclamar una indemnización por los daños sufridos en el impacto. En este caso será preceptiva la presencia de la víctima y del denunciado/a, así como de los testigos que hayan podido ver los acontecido y declarar al respecto. No obstante, este tipo de procedimiento ha desaparecido tras la última reforma del Código Penal, pasando a denominarse “delitos leves”.

Juicio Civil

Esta opción suele darse cuando no se demanda al conductor del vehículo, sino que se abre este procedimiento contra la compañía aseguradora del conductor. En estos casos, la víctima o el causante del accidente no tendrán que asistir al juicio, en su lugar se encargarán el procurador y el abogado de velar por los intereses de su defendido. Sin duda, contar con la experiencia de un abogado especializado en accidentes será fundamental para conseguir los mejores resultados posibles y una indemnización justa.

Nuestra experiencia de más de 13 años reclamando indemnizaciones para nuestros clientes, tanto por la vía judicial como mediante la negociación con las compañías de seguros, nos permiten obtener una altísima tasa de éxito (98%) y maximizar las indemnizaciones que perciben todas las víctimas que se ponen en nuestras manos tras sufrir un accidente de tráfico (o laboral), sabemos cómo proceder en cada momento siempre velando por sus intereses, que coinciden con los nuestros.

¿Hay que pagar tasas judiciales?

Según el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, en vigor a partir de hoy, las personas físicas (ciudadanos particulares) quedan exentas del pago de tasas en cualquier procedimiento judicial.

Este cambio legislativo viene a “corregir” la falta de equidad de la antigua ley que limitaba el acceso de muchas personas, a recurrir a los juzgados para ejercer sus derechos.

Por ejemplo, una persona que hubiera sufrido un accidente de tráfico grave y cuya indemnización podría ascender a más de 150.000 euros, hasta ayer tenía que pagar una tasa de unos 1.000€ solamente para iniciar el procedimiento, a parte de los gastos con periciales médicas, procurador, etc.

Esta situación daba una clara ventaja a las aseguradoras que podían negociar la indemnización a la baja o incluso negarse a pagar la indemnización ante la mínima duda de quién era el culpable del siniestro.

Sin embargo, a partir de hoy tanto las víctimas de accidentes de tráfico como otros perjudicados, pueden acudir a los juzgados con más confianza para obtener un dictamen judicial y no depender de la voluntad de la parte contraria en pagar por los daños ocasionados.

La supresión del pago de tasas para las personas físicas – acto de lucidez político o simplemente motivación por las elecciones que se acercan – es, en nuestra opinión y como hemos manifestado innúmeras veces, un factor determinante para mejorar la protección jurídica y garantizar la igualdad de acceso a la justicia de todos los ciudadanos.
 

¿Consideras útil esta información?

NO HAY COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos tu caso?