Incapacidad permanente total por fibromialgia, sentencia a favor

2652
0
incapacidad permanente total fibromialgia
Incapacidad permanente total por fibromialgia, sentencia a favor
¿Consideras útil esta información?

Una sentencia judicial reconoce la incapacidad permanente total a un trabajador con fibromialgia

Cualquier persona que padezca de Fibromialgia o tenga algún amigo  o familiar con fibromialgia sabrá lo contovertida que es esta enfermedad y las complicaciones que surgen a la hora de reclamar cualquier tipo de prestación derivada de la fibromialgia. Al igual que otras dolencias de carácter sintomático en ocasiones se hace muy complicado demostrar el dolor y sufrimiento que padecen las víctimas de la misma. Esto hace que obtener por ella una Incapacidad permanente total por parte de un trabajador sea muy difícil, pero, como veremos, no imposible.

La Fibromialgia es una enfermedad crónica caracterizada por un dolor muscular y esquelético generalizado, dolor que presenta además una gran hipersensibilidad, pero sin alteraciones orgánicas demostrables. Quienes la padecen sufren una serie de síntomas importantes derivadas de esta, como falta de sueño, rigidez muscular de todo el cuerpo o síntomas depresivos. ¿Se puede exigir una incapacidad permanente total por algo así? es importante tener en cuenta que, pese a la controversia médica que la rodea actualemente, la fibromialgia está considerada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud OMS , por lo tanto, parece lógico que pensar que, al margen de consideraciones psico-fisiológicas nos encontramos ante una dolencia totalmente real y que, no sólo debe ser tratada e investigada, sino que a quienes la padecen, hay que protegerles legalmente y defender sus derechos, como a los de cualquier otra persona que padezca una enfermedad en el ámbito laboral.

Este blog está enfocado principalmente a los accidentes de tráfico y los accidentes laborales pero son muchas las llamadas que recibimos todos los meses de personas con fibromialgia que son despreciadas y maltratadas cuando tratan de solicitar una pensión por incapacidad ya que la enfermedad les hace imposible llevar una tarea laboral, sí, esta enfermedad afecta notablemente al desempeño de la actividad profesional de quienes la padecen. Es por ello por lo que queremos comentar esta sentencia que puede ayudar a todos los que se encuentren en esta lamentable situación:

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid dictó sentencia en fecha 19 de octubre de 2010 en la que entendió que era motivo de Incapacidad Permanente Total para la profesión habitual de Responsable de Nuevas Tecnologías una patología de carácter psíquico.

En este caso concreto la trabajadora estaba en tratamiento psiquiátrico y en la unidad del dolor desde hace 6 años como consecuencia de la fibromialgia que sufría, además padecía de cefaleas habituales, mareos, sueño no reparador y cansancio matinal.

El Tribunal entiende que al ser considerada una profesión de gran exigencia intelectual, para poder cumplir con normalidad y eficacia los objetivos fijados por el empleador, ha de disfrutar de una salud mental que no esté limitada ya sea por las patologías que se padecen, ya sea por la medicación psicoactiva que se toma para seguir el tratamiento prescrito, y por lo tanto es determinante de una Incapacidad Permanente Total.

Nuestro abogado especialista en incapacidades, Carlos Cabañas lo explica a continuación

Entre un 2 y un 3% de la población española estaría afectada por Fibromialgia

La Fibromialgia limita tanto en la vida personal como laboral, reseñar que la fibromialgia, conforme a su definición médica, es un trastorno de modulación del dolor de etiología desconocida que se caracteriza por dolor músculo esquelético difuso crónico, rigidez matutina, sueño no reparador, fatiga, y que se asocia con frecuencia a cefaleas, síndrome de fatiga crónica, colon irritable, fenómeno de Raynaud, síndrome seco y trastornos emocionales. Enfermedad clasificada como reumatológica y reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud en el año 1989, con presencia calculada entre un 2 y 3% de la población española. Su principal síntoma es el dolor músculo esquelético difuso crónico, sin que el enfermo que la padece muestre evidencia alguna de patología orgánica, esto es no existen pruebas médicas objetivas –a salvo los sensibles al dolor de localización característica– para su concreto diagnóstico.

En definitiva se trata de una enfermedad cuya esencia es precisamente su sintomatología: la enfermedad es el propio dolor que se valora en reumatología y que puede producir impotencia. El hecho de ser de reciente aceptación así como el hecho objetivo de inexistencia de causa objetiva que lo produzca, hizo que se pasara de cuestionarse su realidad al no existir causa orgánica productora para pasar a conceptuarse como una patología per se constitutiva de incapacidad mediante la mera alegación de la existencia de los llamados puntos gatillo. Se identifican los puntos gatillo, como aquellos punto del cuerpo, que coinciden en su generalidad con articulaciones, que una vez presionados desencadenan dolor es decir actúan como un gatillo que dispara el dolor.

Otras sentencias de interés sobre la Fibromialgia

Tomando un caso real, su identificación se asienta en dos criterios diagnósticos: Una historia de dolor generalizado en el lado derecho e izquierdo del cuerpo, por encima y debajo de la cintura (cuatro cuadrantes corporales) además de existir dolor en el esqueleto axial. Dolor a la presión de al menos 11 de los 18 puntos elegidos que corresponden a las áreas más sensibles del organismo. Su determinación clínica se establece entonces tras el examen de los «tender points» o puntos sensibles de máximo dolor, nos dará que 11 de los 18 posibles son positivos. Estos puntos están en el cuello, en los hombros, en el pecho, en la cadera, en la rodilla y en el codo, es decir, en hemicuerpo derecho e izquierdo, así como por encima y por debajo de la cintura. Además debe existir dolor en el esqueleto axial (columna cervical, cara anterior del tórax, columna dorsal o columna lumbar).Y evidentemente, una afectación incapacitante en la actividad laboral que se puede corresponder o no con una declaración de incapacidad laboral y, además, en un determinado grado.

Resulta fundamental antender tres aspectos, la situación físico-psíquica de la paciente, su evolución y su credibilidad.

Tal hecho determina que no resulte fácil su valoración médica y la determinación de su repercusión funcional, y menos aún su valoración jurídico laboral, de ahí que por lo general, al tratarse de una enfermedad de etiología no filiada y cuyo diagnóstico se ha de establecer por la manifestaciones clínicas, es muy importante atender en cada caso concreto a la valoración que se ha realizado, que tiene en cuenta, porque esa es la función de los especialistas médicos, la situación físico-psíquica de la paciente, su evolución y su credibilidad ( en este sentido resulta ilustrativa la Sentencia del TSJ Asturias de 31 de enero de 2003). Y tal dificultad ha determinado la existencia de numerosas resoluciones judiciales, que establecen diferentes grados, habida cuenta de la necesidad de valoración individualizada, ponderación de la trascendencia y acreditación real del cuadro. Siendo preciso que el órgano judicial, en orden a la determinación del grado de incapacidad, realice un exhaustivo examen de las pruebas practicadas respecto de la acreditación real de la enfermedad, dada su peculiaridad de patología de sintomatología dolorosa, y en su caso, del grado de ésta, más allá de las meras manifestaciones de los interesados. Requisito imprescindible es la aportación, especialmente por el demandado, de pruebas objetivas clínicas, no ya del dolor, sino de los efectos de la patología reumatológica: hinchazón, contracturas, etc. en el que la fibromialgia también se manifiesta.

La STSJ Cantabria núm. 341/2007 de 17 abril (AS 2007, 2078) indica: «No todo caso de fibromialgia determina automáticamente una incapacidad laboral, puesto que al tratarse de una enfermedad cuyo síntoma cardinal es el dolor, variable en intensidad, no sólo de una persona a otra, sino incluso en la misma persona en función de los días u horas del día, ha de analizarse detenidamente y caso por caso, la repercusión funcional de esa patología » ( STSJ Cataluña núm. 2381/2005 (Sala de lo Social, Sección 1ª), de 16 marzo [JUR 2005, 125493] ).

Como dice la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Baleares (Sala de lo Social) de 6 septiembre de 2001 (JUR 2002, 12255), la fibromialgia es “una enfermedad crónica caracterizada por causar dolor generalizado y fatiga permanente entre otros síntomas, que se presenta con distintas intensidades en los sujetos que la sufren, las cuales discurren desde el mero malestar hasta el dolor acentuado que interfiere incluso la realización de las tareas cotidianas.”

La Doctrina de la Sala de lo Social del TSJ Madrid se apunta a ese criterio restrictivo que considera insuficiente la positividad de los llamados “tender points” sean los que sean y que constituyen condición de diagnóstico, siempre que superen 11/18, y no de gravedad, o el dolor difuso músculo esquelético característico. Así la Sentencia de 22 de noviembre de 2011 de nuestra Sala (Rec. 4666/2011), a cuyo tenor la declaración de invalidez a resulta de fibromialgia requiere “una seria afectación psíquica que lleve a incluir al paciente en uno de los apartados DSMN IV de trastornos adaptativos o de otras patologías de esta clase, una refractariedad o rechazo claro de los tratamientos médicos y farmacéuticos, incluso los más modernos (como p.e. la medicina ortomolecular o tratamientos encaminados a la regulación de las actividad muscular) además de la valoración completa del nivel álgido mediante las pruebas objetivas correspondientes como LOP, termografía o isocinéticos, no bastando que se pueda acreditar un tratamiento en la unidad del dolor, que no se concreta en cada uno de los aspectos necesarios para determinar con la mayor exactitud posible dicho nivel”

En términos similares dispone la Sentencia del TSJ Madrid de fecha de 24 de septiembre de 2013 “La existencia de fibromialgia diagnosticada no comporta por sí misma, el reconocimiento de una incapacidad permanente, dado que si bien es cierto que hasta hace unos años, desde el punto de vista judicial, ésta era una enfermedad prácticamente ignorada, en la actualidad son numerosísimos los pronunciamientos judiciales sobre la misma y sobre las condiciones necesarias para reconocerle carácter incapacitante, condiciones éstas que pasan por atender de forma especial, pero no única, al número de puntos gatillo positivos de los 18 posibles, dado que es un criterio cuando menos indicativo de la presencia de la enfermedad; ahora bien, no basta con acreditar un número de puntos-gatillo superior a 11, conforme a los criterios diagnósticos establecidos por el American College of Rheumatology en 1990, dado que además de la existencia de palpación dolorosa, que no simplemente sensible en los citados puntos, es necesarios valorar cual es la repercusión real en la capacidad de trabajo, puesto que la fibromialgia es de evolución oscilante y sus síntomas pueden cambiar día a día, así como variar su intensidad, en función de las horas del día, por lo que resulta esencial la acreditación de la repercusión funcional en cada caso concreto, que puede oscilar desde la absoluta imposibilidad de realizar tareas tan livianas como levantar o asir un objeto de escaso peso, pasando por la limitación exclusivamente para esfuerzos intensos por aparecer un cansancio precoz, y hasta la inexistencia de repercusión funcional alguna, al ser posible el desarrollo de actividades cotidianas sin interferencia del dolor músculo-esquelético” (Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de fecha de 10 de diciembre de 2004).

Esperamos que estas lineas sean de ayuda para todos aquellos que conviven con la Fibromialgia y que sea reconocida en nuevos casos para dar una solución efectiva y proteger los derechos de quienes la padecen.

Os recordamos que para más información sobre la incapacidad permanente total  pueden visitar el blog especializado sobre la incapacidad permanente

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here