Consecuencias Jurídicas del accidente sufrido por los usuarios de la atracción “La...

Consecuencias Jurídicas del accidente sufrido por los usuarios de la atracción “La Mina” del Parque de Atracciones de Madrid.

accidente montana rusa tren de la mina

El presente escrito viene a tratar de aclarar las dudas que presentan los familiares de usuarios de la atracción siniestrada en Madrid y que nos han sido remitidas en los últimos días a este despacho profesional.

Parece clara y evidente la no responsabilidad de los propios accidentados

Es evidente, que la atracción y sus mecanismos, no funcionaron correctamente.Como consecuencia de esa malafunción, se produjo el accidente. Es importante conocer cual fue la causa concreta, pero no es “esencial”, ya que sea cual sea la causa, parece altamente improbable que sea responsabilidad del accidentado(s).

Dejaremos que sea la Policía la que investigue sobre lo sucedido, así como los peritos de las aseguradoras involucradas, y del propio Parque. No obstante, en caso de dudas, acerca de la falta de honradez de esa valoración, siempre puede optarse por que los reclamantes encarguen un estudio pericial a un perito de parte. En este tipo de casos, con esta clara proyección mediática, no suele ser necesario discutir las causas del siniestro, ya que es evidente que son achacables al propietario de la atracción. No obstante, debemos probar, que el lesionado estuvo en aquel lugar en ese momento. Informe de Urgencias, reclamación ante el Parque de Atracciones en el momento del siniestro,….

Dejando a un lado la prueba de la causa, nos centraremos en el otro eslabón de la cadena. La prueba de los daños y su valoración.

Es necesario acreditar las lesiones en las primeras 72 horas posteriores al accidente

Que se produjo un accidente lo damos por acreditado. Que ese accidente fue culpa del Parque de Atracciones o sus proveedores, también. Pero necesitamos acreditar que los daños sufridos por cada lesionado, tienen relación con ese accidente y no con otras circunstancias.

En este punto, es básico contar con los informes de Urgencias y aquellos que puedan existir sobre las lesiones en las 72 horas posteriores al siniestro. Si, el lesionado no presenta daños en los primeros días, y al cabo de un tiempo acude a urgencias por lesiones relacionadas con el siniestro; puede que no se considere que existe relación de causalidad.

Atendiendo al mecanismo del siniestro, que consiste en una colisión por alcance entre dos “trenes”, y a las noticias publicadas en prensa, los daños más habituales son los siguientes:

Dependiendo de diversos factores, las indemnizaciones podrían llegar a alcanzar o superar los 15.000 € en los casos más graves

Daños de espalda. Dependerán de muchos factores. Por supuesto, la velocidad del impacto es importante, pero no es el único. Cada persona se ve afectada de una manera, ya que la constitución de cada uno es distinta. Pero, además, la posición que ocupasen en el asiento puede influir en el tipo de lesión sufrida. A esto hay que añadir, que muchas personas sufren de lesiones previas y desconocen que las padecen, y este tipo de accidentes provocan que se manifiesten con sintomatologías muy diversas. Es esencial que el lesionado, deje constancia de su lesión; por leve que sea, dado que en los días posteriores, esas lesiones pueden agravarse. Estas lesiones, cuando requieren de un tratamiento rehabilitador, pueden llegar a ser indemnizadas con cantidades superiores a 3000 euros, y en los casos en los que las lesiones son más graves, debido a la aparición de daños discales, pueden comportar indemnizaciones de más de 15.000 euros.

Dentro de los daños faciales, los traumatismos dentales tienen que ser especialmente estudiados y tenidos en cuenta

– Daños faciales. Son muy posibles, debido al impacto de la cara sobre el asiento anterior. Entre ellos pueden encontrarse traumatismos nasales, o faciales, heridas inciso-contusas que pueden suponer un periodo de curación corto y/o daños de tipo estético, que al tratarse de daños en la cara suponen lesiones estéticas moderadas o medias. En especial, las noticias aparecidas en la prensa, se refieren a numerosos traumatismos dentales. Este tipo de lesión, puede ser de gravedad, teniendo en cuenta que provoca dos tipos de daño, el funcional y el estético- Pero es que, además su reparación puede pasar en muchos casos por costosos tratamientos bucodentales, colocación de implantes… y largos periodos de tiempo de recuperación. Teniendo en cuenta, que la pérdida de un solo diente puede indemnizarse con 1000 euros y que un tratamiento de implante no bajara de la misma cantidad, y que ; al menos; requerirá de unos 4-6 meses de duración, puede hacerse una idea del valor de los daños ocasionados. Pero, en estos casos, puede haber una complicación añadida, y es que al tratarse de niños, muchos tratmientos no podrán ser realizados hasta transcurridos unos años, debido a que se encuentran en plena fase de crecimiento. Esto puede conllevar una doble problemática:

1.- ¿Cuánto vale el daño de no poder contar con la(s) pieza(s) dental(es)?,

2.- ¿Cómo puedo asegurarme de que ahora me pagan lo que supondrá un tratamiento futuro?

Ignacio González Gugel, abogado de Indemnización por Accidente, es además miembro de la Asociación de Abogados Especializados en Responsabilidad Civil.

¿Consideras útil esta información?

NO HAY COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos tu caso?