¿Como interpretan las aseguradoras los días de baja con el Baremo 2018?

171
0
interpretacion dias baja por aseguradora

Las aseguradoras siempre tratan de hacer una lectura interesada de la ley y especialmente del baremo de accidentes de tráfico. Este baremo establece que el tiempo de curación de unas lesiones derivadas de un accidente de tráfico se valoran en función del grado de perjuicio que dichas lesiones ocasionan en la vida del lesionado. De tal forma establece unas cuantías que ya hemos comentado con anterioridad y que son para el Baremo 2018:

  • Perjuicio leve: Todos los lesionados tienen derecho a un mínimo de 30,15 euros desde el día del accidente hasta la estabilización o curación de sus lesiones.
  • Perjuicio moderado: Si además dichas lesiones le impiden realizar una parte de las actividades de la vida cotidiana, por ejemplo trabajar. 52,26 euros/día
  • Perjuicio Grave: Cuando el accidentado pierde la autonomía de desarrollo personal , por ejemplo cuando está hospitalizado. 75,375 euros/día
  • Perjuicio muy grave: Cuando el lesionado no puede realizar las áreas más elementales de la vida, por ejemplo cuando está ingresado en la UVI. 100,50 euros /día

Importancia de la interpretación del perjuicio básico vs moderado

Como se puede observar, esta distinción es un tanto difusa y depende mucho de la interpretación de la persona que valore dichas lesiones.

Los abogados especialistas en accidentes de tráfico lidiamos todos los días con este tipo de discusiones y las aseguradoras siempre tratan de minimizar el perjuicio de los días de incapacidad para pagar indemnizaciones menores.

Una de las peleas más habituales radica en la distinción entre días de perjuicio básico y días de perjuicio moderado, ya que en los días de perjuicio grave y muy grave no suele haber tanto conflicto.

Aquí os copiamos una respuesta literal de una aseguradora a una reclamación de nuestro despacho en la que tratamos de conseguir que a nuestro cliente le sean reconocidos todos los días de baja laboral como días de perjuicio moderado.

Interpretación real de una aseguradora para no reconocer los días de baja como perjuicio moderado

Este es el contenido del mail remitido por una compañía de seguros:

“Buenos días,

En base a la entidad de la lesión, se valoran los días como perjuicio personal básico.

Con respecto a la consideración de los días como de Perjuicio Personal Moderado, el documento administrativo de “baja laboral” no es suficiente por si mismo para englobarlos en esta categoría, también debe darse, conjuntamente, la circunstancia de que el lesionado no pueda desarrollar una parte importante de sus ocupaciones habituales.

SENTENCIA Nº 128/2017. JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA Nº1 DE BILBAO:

“…la situación de baja laboral de la actora y el periodo de la misma no conllevan per se el reconocimiento de un perjuicio particular moderado, sino que ha de ser acreditado…”

“…Además y conforme a lo que es un criterio reiterado de las audiencias provinciales no es factible realizar una equiparación entre la baja laboral y la estabilización y posibilidad de desempeño de gran parte de las actividades cotidianas de una persona lesionada…”

Sentencia del JUZGADO DE 1ª INSTANCIA Nº 04 DE MÓSTOLES Fecha: 24.01.18

“las lesiones que se reflejan en los informes hospitalarios no determinan una gravedad suficiente como para necesitar los días de baja laboral que reclaman los demandados” “fueron días de baja laboral pero que no les impidieron realizar sus actividades habituales de la vida diaria, lo cual es determinante de la entidad de la lesión.”

Con el fin de solucionar asunto amistosamente, ofertamos importe de 1.483,86 € correspondientes a 10 días p.p. moderado + 32 días p.p. básico.

En cuanto al tema del lucro que reclama, rogamos remita nóminas. (Lesionado albañil autónomo).”

Respuesta de nuestro abogado a la aseguradora

Miguel de Prada abogado indemnizacion accidenteReproducimos también la argumentación del jefe del departamento jurídico de Indemnización por Accidente , Miguel de Prada Rodriguez Carrascal para evitar este intento de la compañía aseguradora de pagar menos a nuestro cliente de lo que corresponde…

“Se han encontrado con un par de sentencias que avala su argumento, sin embargo, se puede argumentar lo siguiente” explica el abogado:

1º.) El Art. 138 prevé que “4. El perjuicio moderado es aquél en el que el lesionado pierde temporalmente la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal (AEDP)”.

2º.) El Art. 54 dice “A efectos de esta Ley se entiende por actividades de desarrollo personal aquellas actividades, tales como las relativas al disfrute o placer, a la vida de relación, a la actividad sexual, al ocio y la práctica de deportes, al desarrollo de una formación y al desempeño de una profesión o trabajo, que tienen por objeto la realización de la persona como individuo y como miembro de la sociedad.”

3º.) El Art. 108 dice “4. El perjuicio moderado es aquél en el que el lesionado pierde la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal. El perjuicio moral por la pérdida de la actividad laboral o profesional que se venía ejerciendo también se considera perjuicio moderado”.

Según el Art. 138 el perjuicio es moderado cuando no se puedan realizar una parte importante de las AEDP. El Art. 54 dice que el trabajo es una de las AEDP. Mientras que el Art. 108 equipara la Incapacidad Permanente Total para el trabajo con el perjuicio moderado. Un interpretación conjunta de esos preceptos avala la conclusión de que la baja laboral supone la pérdida de las AEDP durante el tiempo que dure la baja (Art. 54) y ese perjuicio es de carácter moderado (según el Art. 108).

AP Asturias, sec. 5ª, S 27-4-2017, nº 162/2017, rec. 138/2017

De antiguo se admite pacíficamente que dentro del tiempo de incapacidad computa todo aquél en el que el perjudicado estuvo impedido para desarrollar su vida diaria en términos equivalentes a como lo hacía antes del acto lesivo, pero también se apreciaba probable y grosera la identificación de la incapacidad con la posibilidad o imposibilidad de desarrollar la actividad laboral, pues no siempre la limitación asociada a la enfermedad impide la realización de la actividad laboral, de forma que ésta es una (pero no todas) de las actividades habituales que conforman la calificación de la incapacidad como día impeditivo.
Igualmente de antiguo también eran todos contestes en que durante el curso de la enfermedad el grado de afectación varía y por tanto se debía distinguir un período de incapacidad de otros, mereciendo unos y otros distinto resarcimiento; y en este sentido el TR aprobado por RDL 8/2.004 (EDL 2004/152153) distingue entre días hospitalarios, impeditivos y no impeditivos; la reforma introducida por la Ley 35/2015 (EDL 2015/156576) va más lejos y fruto de la experiencia trata de precisar más, distinguiendo de entrada entre la pérdida de autonomía personal y las actividades esenciales de la vida diaria (artículos 50 y 51) y la pérdida de desarrollo personal y sus actividades específicas ( artículos 53 y 54), entre las cuales está el trabajo, pero también el disfrute, el placer, la vida de relación, el ocio…, que han de ser considerados como factor de pérdida de calidad de vida a la hora de valorar las indemnizaciones por lesiones temporales (art. 137).

baja laboralAl respecto no se debe de perder de vista que la sentencia recurrida asocia la tendinitis de la mano derecha a la fractura, determinado así que el período de curación se prolongue hasta el 19-05-16, en que concluyó el tratamiento rehabilitador aplicado sólo a la mano (folio 50), es decir, que se dan dos momentos distintos de estabilización lesional, uno atinente a la fractura, otro a la mano, aunque ambos conforman el tiempo total de incapacidad temporal y, desde esta perspectiva, no cabe reproche a la postura de la sentencia recurrida desde el momento en que la propia actora recurrente, con apoyo en el informe del Doctor Olegario, considera la posibilidad de incorporación al trabajo como el hito que marca la finalización del período de pérdida temporal de calidad de vida en grado moderado que, según el art. 138 de la Ley 35/2.015, se identifica con aquél en que no existe la posibilidad de llevar a cabo “una parte relevante” (y no cualquiera) de sus actividades específicas de desarrollo personal”.

AP Asturias, sec. 7ª, S 16-2-2017, nº 80/2017, rec. 44/2017

El motivo de impugnación debe rechazarse pues olvida que para que este tipo de perjuicio exista es basta que, conforme al art.137 de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (EDL 2004/152063), que las lesiones sufridas provoquen un impedimento o una limitación, entre otros, en el desarrollo personal del lesionado, siendo calificado de moderado cuando el lesionado pierde temporalmente la posibilidad de llevar a cabo una parte relevante de sus actividades específicas de desarrollo personal (art. 138 nº 4), consistiendo estas no solo en desempeño de un trabajo o profesión, sino también en aquellas actividades, tales como las relativas al disfrute o placer, a la vida de relación, a la actividad sexual, al ocio y la práctica de deportes, que tienen por objeto la realización de la persona como individuo y como miembro de la sociedad (art. 54). ”

Para lograr rebatir los argumentos de las aseguradoras es importante contar con un profundo conocimiento de la legislación vigente, la jurisprudencia en derecho civil y la experiencia acumulada con años de llevar a buen puerto miles casos similares, en Indemnización por Accidente ponemos todo ello a tu disposición  para obtener la mejor indemnización posible en cada caso.

Informaremos próximamente de la resolución del caso.

¿Consideras útil esta información?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here