Asistencia sanitaria en el extranjero

Asistencia sanitaria en el extranjero

asistencia medica en el extranjero

En está época de vacaciones en la que muchos nos trasladamos a disfrutar de unos días de descanso en el extranjero se nos pueden dar circunstancias como necesitar de asistencia médica en el extranjero.

Queremos hacernos eco de una sentencia reciente acerca de una trabajadora que sufre un problema de salud que no puede ser tratado en España y debe ser tratado en el país donde se encuentra.

La trabajadora, afiliada a la Seguridad Social, que se encontraba en la ciudad de México, es ingresada en el hospital por urgencias con el diagnóstico de derrame pleural, por lo que se le practica una intervención quirúrgica. Como consecuencia de la atención médica recibida, la trabajadora debe abonar al hospital una factura de 26.268,59 euros. Solicita el reintegro de los gastos médicos hospitalarios ocasionados ante el SERGAS que desestima la solicitud por entender que no ha quedado acreditado el carácter de urgencia vital de la asistencia prestada. La trabajadora interpone demanda de Seguridad Social que es estimada, por lo que el Servicio de salud interpone recurso de suplicación ante el TSJ.

La cuestión a debatir consiste en determinar si la trabajadora tiene derecho al reintegro de los gastos por la asistencia sanitaria prestada en el extranjero.

EL TSJ recuerda que la cartera de servicios comunes únicamente se facilita por centros, establecimientos y servicios del SNS propios o concertados, salvo en situaciones de riesgo vital, en las que se justifique que no pudieron ser utilizados los medios de aquél. Asimismo, señala que la asistencia sanitaria está garantizada a todos los afiliados a la Seguridad Social, cualquiera que sea el lugar donde se encuentren, cuando se trate de supuestos que exijan atención inmediata por existir peligro para la vida o la integridad física del beneficiario.

Por otro lado, la doctrina del TS ha interpretado que el requisito de urgencia​ vital debe interpretarse en el sentido de que para que se dé esa urgencia no basta con la existencia de un riesgo inminente en el sentido médico, sino que esa situación objetiva de riesgo debe traducirse en la imposibilidad de utilizar los servicios médicos de la Seguridad Social, con el fin de evitar que la demora pueda perjudicar la supervivencia del enfermo.

En el supuesto enjuiciado se entiende que existe riesgo vital tanto por la urgencia de la atención, como por el hecho de que ésta determinó la imposibilidad de acceso del beneficiario a los servicios de la Seguridad Social, al tratarse de la aparición súbita de un cuadro clínico que requería una inmediata atención, con el fin de evitar que la demora pudiera perjudicar la supervivencia del enfermo, y que se encontraba imposibilitado de acudir al servicio médico asignado. Por ello, en cuanto que concurren los requisitos exigidos legal y jurisprudencialmente para dar lugar al reintegro, se desestima el recurso y se confirma íntegramente sentencia impugnada.

Además de esta cobertura que nos puede brindar la Seguridad Social española, siempre es aconsejable contratar un seguro de salud y accidentes en el extranjero para circunstancias como la mencionada anteriormente. De hecho muchas de los seguros privados de salud tienen cobertura europea sin apenas limitaciones.

¿Consideras útil esta información?

NO HAY COMENTARIOS

¿Quieres comentarnos tu caso?