8 Reglas de oro para no tener miedo al comercio electrónico

15
0

1º.) ¿Qué derechos tienen los consumidores on line?

Básicamente tienen los mismos derechos que cualquier consumidor. Es decir, que no por el hecho de usar Internet se tienen más o menos derechos.

Esos derechos vienen regulados con carácter genérico en el Art. 8 de la LGDCU, y son, entre otros.

a) La protección contra los riesgos que puedan afectar su salud o seguridad.

b) La protección de sus legítimos intereses económicos y sociales; en particular frente a las prácticas comerciales desleales y la inclusión de cláusulas abusivas en los contratos.

c) La indemnización de los daños y la reparación de los perjuicios sufridos.

d) La información correcta sobre los diferentes bienes o servicios y la educación y divulgación para facilitar el conocimiento sobre su adecuado uso, consumo o disfrute.

 

No obstante, hablar de derechos de los consumidores es un término demasiado amplio que daría para varios programas, por lo que voy a centrarme en dos derechos concretos como con las comunicaciones comerciales y la contratación realizadas a través de internet.

La Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico regula ambos aspectos.

En cuanto a las comunicaciones comerciales, nos dice que:

  • Está prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente, que previamente no hayan sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas. No obstante, no será necesario el consentimiento y se podrán enviar las comunicaciones cuando hayamos contratado previamente con el remitente. Es decir, que hayamos accedido a su página web y hayamos consentido que nos envíe publicidad. Este consentimiento podrá ser revocado en el futuro.
  • Las comunicaciones comerciales realizadas por vía electrónica deberán ser claramente identificables como tales y la persona física o jurídica en nombre de la cual se realizan también deberá ser claramente identificable.

 

Además, cuando la comunicación comercial se realice por correo electrónico, debe consta en el título del mensaje la palabra “publicidad” o la abreviatura “publi”, para que sepamos qué nos están enviado.

Se trata de que podamos discriminar el correo sin necesidad de tener que entrar en él para saber qué nos están enviando.

La persona que envíe la comunicación comercial debe identificarse claramente, porque está prohibido disimular u ocultar la identidad del remitente. Entre otros motivos, para que podamos reclamarle.

Con respecto a la contratación a través de internet, hay que tener en cuenta que

  • Los contratos celebrados por vía electrónica son válidos cuando concurran los requisitos generales de todo contrato, como son el consentimiento, el objeto y la causa del contrato.
  • Para que sea válido el contrato, no es necesario que previamente se haya dado conformidad a la contratación a través de medios electrónicos (internet)
  • Antes de contratar el prestador de servicios (es decir, con quien vayamos a contratar) tendrá la obligación de poner a  nuestra disposición, antes de iniciar la compra y de forma permanente, fácil y gratuita, información clara, comprensible e inequívoca sobre los siguientes extremos:

 

a)      Los distintos trámites que deben seguirse para celebrar el contrato.

b)      Si el prestador va a archivar el documento electrónico en que se formalice el contrato y si éste va a ser accesible.

c)      Los medios técnicos que pone a su disposición para identificar y corregir errores en la introducción de los datos, y

d) La lengua o lenguas en que podrá formalizarse el contrato.

 

Esta información se entenderá cumplida cuando se incluya en la página web.

  • Una vez que se haya contratado, quien nos haya ofrecido los bienes o servicios debe confirmar la recepción de nuestra aceptación (de nuestro consentimiento a contratar), mediante un correo electrónico o por otro medio equivalente.

 

Esta confirmación no será necesaria cuando la contratación se haya realizado a través de correos electrónicos; es decir, que si todas las comunicaciones se han realizado a través del correo electrónico, no tendrá que mandarnos una confirmación de nuestra aceptación, porque ya constará en los mails que nos hayamos intercambiado.

  • Por último, debemos saber que el Real Decreto 1906/1999, de 17 de diciembre, por el que se regula la contratación telefónica o electrónica, nos da derecho a resolver el contrato en un plazo de siete días hábiles, sin penalización ni gasto alguno, incluidos los correspondientes a la devolución del bien. Si lo que estamos comprando es un bien (un producto), el plazo empieza a contar desde que recibimos el producto; y si lo que contratamos es un servicio, el plazo empieza a correr desde que el mismo día que llevamos a cabo la contratación. Este derecho también viene recogido en la Ley de Comercio Minorista y en la propia LGDCU.

 

2º.) ¿Cuáles son los principales delitos cometidos en sistemas de venta on line?

Pueden ser de múltiples. De acuerdo con el fin perseguido, se pueden dividir en seis tipos:

–          Manipulación en los datos e informaciones contenidas en los archivos o soportes físicos informáticos.

–          Acceso a los datos y/o la utilización de los datos por quien no está autorizado para ello.

–          Introducción de programas o rutinas en otros ordenadores para destruir información, datos o programas.

–          Utilización del ordenador y/o los programas de otra persona, sin autorización, con el fin de obtener beneficios propios y en perjuicio de otro.

–          Utilización del ordenador con fines fraudulentos

–          Agresión a la privacidad mediante la utilización y procesamiento de datos personales con fin distinto al autorizado.

 

Si atendemos a su clasificación como delito, pueden distinguirse en seis grupos:

–          El fraude informático.

–          Falsedad de documentos informáticos.

–          Sabotaje informático.

–          Defraudaciones a la propiedad intelectual, industrial y delitos relativos al mercado y consumidores.

–          Delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, como son: los hurtos y robos, las defraudaciones, estafas, apropiación indebida, daños.

–          Ataque al derecho a la intimidad y a la propia imagen

 

Como se puede ver, no se trata tanto de unas nuevas modalidades delictivas, sino del medio y el modo (la forma) a través del cual se cometen los delitos.

 

3º.) ¿Qué cuidados deben tener los usuarios?

No facilitar sus datos a cualquiera, no comprar a través de páginas que no ofrecen seguridad, no entrar en páginas que no ofrecen seguridad ni confianza…

Hay que tener en cuenta que internet es un medio de comunicación “anónimo”, por lo que si no tenemos confianza en la página web a la que estamos accediendo, es mejor abstenerse de realizar transacciones de todo tipo con ellos.

Una empresa de confianza no debe tener problemas en facilitar sus datos identificativos, como por otro lado viene obligado por Ley.

 

4º.) ¿Cómo puedo saber si estoy haciendo una compra con seguridad?

Fijándonos bien en la página web. No se recomienda contratar ni facilitar datos a través de ninguna web en la que no consten claramente los datos identificativos de la empresa, como es su nombre, domicilio, CIF, …

Como he comentado, si la persona que está detrás de la web es de confianza, no debería tener ningún problema en publicar sus datos identificativos a través de su página web.

Por otro lado, hay empresas que certifican la seguridad de las páginas web. Por lo que podemos fijarnos si la página está certificada por alguna de éstas empresas. Una de ellas es VerySign.

También tenemos que fijarnos si las transacciones de datos se llevan a cabo a través de protocolos seguros, como es el protocolo SLL (Secure Sockets Layer (SSL; en español «capa de conexión segura»).

Otra forma es fijarnos si en la barra de navegación viene un “candado”, que será síntoma de que la transferencia de datos es segura.

 

5º.) ¿Existe una carencia de legislación en materia de derecho de las nuevas tecnologías?

Probablemente sí. Pero lo mismo sucede en todos los ámbitos. El derecho siempre va por detrás de la realidad social y de los avances de la técnica. ¿O no está pasando lo mismo con las hipotecas?

A pesar de todo, los Tribunales suelen arbitrar medios para que conductas delictivas no queden impunes, a pesar de la falta de regulación expresa, acomodando las normas existentes a los cambios sociales y/o tecnológicos.

 

6º.) ¿Las páginas cumplen las normativas de protección de datos?

Muchas de ellas no. No suelen cumplir ni con las exigencias de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información ni suelen cumplir con la Ley de Protección de Datos.

También hay que tener en cuenta que la reciente modificación de la Ley de Sociedades de Capital, aprobada por la Ley 1/2012, de 22 de junio, obliga a todas las empresas que quieran tener una página web a que sea aprobada por la Junta General. Es decir, que si una empresa quiere tener una página web, previamente tiene que convocar una junta para aprobar la creación y publicación de la página web. Ese acuerdo tendrá que publicarse en el Boletín Oficial del Registro Mercantil.

Si se adopta el acuerdo y se publica la página web, la empresa será responsable de su seguridad y de la autenticidad de los documentos publicados en la web.

 

7º.) ¿A quién puedo reclamar si me provocan algún daño?

Se puede reclamar a los proveedores de servicios de internet, que están sujetos a todo de tipo de responsabilidad penal, civil y administrativa (Art. 13 LSSI).

También se puede reclamar a otras personas distintas de los propios prestadores de servicios. La LSSI regula el régimen de responsabilidad de operadores de red y proveedores de acceso, de prestadores de servicios de intermediación en la transmisión de datos, prestadores de servicios de intermediación consisten en albergar datos proporcionados por terceros, y prestadores de servicios que faciliten enlaces a otros contenidos o incluyan en los suyos directorios o instrumentos de búsqueda de contenidos

 

8º.) ¿Qué deben de hacer las empresas para asegurar que no están incumpliendo ninguna normativa?

Pues la respuesta es sencilla. ¿Qué debe hacer una persona cuando está enferma? Acudir al médico.

Pues en éste caso lo más recomendable es que toda empresa que tenga una página web o quiera ofrecer sus servicios a través de internet, acuda a un abogado especializado para que le guíe sobre las obligaciones legales que debe cumplir.

Como suelo decir a nuestros clientes, “la medicina preventiva es más eficaz y barata que la medicina curativa”.

Así que, mi consejo es que acudan a un abogado para asesorarse y evitar problemas futuros.

 

Entrevista realizada a Indemnización por Accidente y DPGLegal en Onda Cero el 9 de Julio de 2013

 

¿Consideras útil esta información?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here